Inspecciones IRIS

El sistema de inspección rotatorio interno (IRIS) es un método de inspección no destructivo novedoso por medio de ultrasonido aplicado a tuberías. Cuando la sonda del equipo IRIS se inserta en un tubo inundado con agua, y ésta a su vez es conducida lentamente en el interior del tubo, comienza el registro de datos. El haz ultrasónico permite la detección de la pérdida de material tanto en el interior como en el exterior de la pared del tubo inspeccionado.

La sonda del equipo IRIS consta de un espejo rotatorio que dirige el haz de ultrasonido hacia la pared del tubo. El espejo es impulsado por una pequeña turbina que es girada por la presión del agua que se bombea de tal manera que la sonda utiliza el movimiento de giro para obtener los resultados del espejo en un camino de exploración helicoidal.

Los transductores utilizados para la inspección son lo suficientemente rápidos (frecuencia) como para efectuar la inspección en ambas paredes (pared interior y pared exterior).

Las ventajas de la técnica de inspección IRIS son las siguientes:

  1. Precisión. Las Mediciones del espesor de la pared del tubo utilizando un transductor de 15MHz-centrado tienen una precisión de 0,1 mm.
  2. Sensibilidad. La sensibilidad alcanzada dependerá de las dimensiones del tubo y la limpieza de los mismos. En general, se puede afirmar que debe ser posible detectar una pérdida de material de 1.5 mm en un tubo de hasta 1 pulgada de espesor que haya sido limpiado correctamente.
  3. Alcance. Tanto tubos ferromagnéticos como no ferromagnéticos pueden ser inspeccionados.
  4. Interpretación. Los resultados obtenidos se interpretan más fácil que en otras técnicas considerando una óptima limpieza del tubo. Al obtenerse una imagen tridimensional del defecto, se puede determinar el perfil y su profundidad.

Ellos confían en nosotros